jueves, 8 de agosto de 2013

ELIMINADOS NUEVAMENTE


Luego de ver a esa gente (más de 24.000 almas) retirarse de esa manera del estadio Gral. Pablo Rojas, es muy difícil hacer una crónica, u opinar sobre del partido en sí. No sé porqué me acordé de aquél partido de semifinales de la copa Libertadores de 1998, en el Defensores dle Chaco contra el Barcelona ecuatoriano, ya que las  circunstancias, ni aquél equipo de Cerro, no son siquiera comparables a las de anoche. Pero la sensación al final del partido fue muy semejante a la de aquella eliminación por penales. Lo de anoche fue doloroso, fue muy triste.

Que Cerro jugó bien en el primer tiempo, que armó buenas jugadas, que combinó bien por momentos, que le faltó la puntada final, que un error en la defensa posibilitó el gol del rival, etc, etc, etc, no está, creo, en el ánimo de nadie que sea hincha de fútbol comentarlo. Sinceramente "no estira" comentar jugadas, detalles técnicos, de un compromiso en el que era mucho más importante que la gente salga satisfecha con un empate a cero, que nuevamente eliminados. Ante esta dolorosa circunstancia, creo que hasta raya lo desubicado que un fanático del deporte rey (como yo) se ponga a repasar las jugadas más importantes, o el trámite del partido. Claro, da gusto justificar la victoria, pero no está en el ánimo del hincha justificar la derrota, una derrota que elimina nuevamente y de la peor manera a Cerro de una competencia internacional.

No se puede justificar de ninguna forma esta demostración desilusionante del equipo azulgrana. Luego del gol del conjunto visitante, los jugadores quedaron sin reacción, sin dirección, desorientados totalmente. Resulta increíble que Francisco Arce no pueda o no quiera entender el "lenguaje copero", teniendo experiencia como jugador. En Copa Libertadores, o Copa Sudamericana, o Copa Internacional de lo que fuere, no es tan necesario jugar bien, como ganar, o si el empate lo permite, solamente clasificar. Este equipo de Francisco Arce jugó a ganar el partido. Chiqui no preparó a sus jugadores para clasificar, sino para tratar de jugar bien y ganar el partido. Y el señor Zapag se pasa aprovechándose de la pasión del pueblo azulgrana, vendiéndole la esperanza de ganar un título internacional, pero no trabaja en serio para ello. En realidad, no se sabe bien cuál es el objetivo de Zapag, ni el de Chiqui Arce.

Cerro Porteño, Don Juan José Zapag, y mi estimado Chiqui Arce, es una institución que tiene una hinchada distinta. Ustedes lo saben (pareciera que no lo saben). La hinchada de Cerro es profundamente pasional. Cerro es el pueblo. Es Juan, el reciclador que dejó a un lado alguna necesidad para comprarse la entrada. Es Pablito, que venía ocultándole a sus padres un dos mil'i por día de su "recaudación" como limpiavidrios, para llegar al día del partido con posibilidades de comprar su "gradería". Aunque los hinchas del Olimpia digan lo contrario (opinión totalmente entendida y respetada), me parece que el cerrista tiene otra pasión por su club, tiene otro fervor. Siente esa camiseta realmente como una segunda piel. El cerrista agarra su remera de Cerro y se la pone todos los días, si le toca, porque forma parte de su cotidiana forma de vestir, sin importar que el club haya ganado, perdido o empatado. Al cerrista no le sobra nunca nada, pero siempre tiene para comprar su entrada, cuando cree que su equipo necesita de su apoyo. Y eso no es ser "vyro chusco", es un sentimiento, una pasión al punto de que podría ser considerado una adicción, un vicio.

Por eso digo que es injustificable esta nueva eliminación frente a este gran pueblo cerrista, que hizo un enorme sacrificio por estar en su cancha para ver a su equipo clasificar a la otra fase de esta Copa Sudamericana.

Ur argumento de la causa sería que es un equipo en formación. Y opino que es una gran falta de respeto al hincha azulgrana hablar de procesos. Francisco Arce intentó hacer lo mismo en la selección. Quizo realizar el "proceso", cuando había urgencia de ganar partidos para darle a la afición deportiva nacional la posibilidad de ir en colectivo a ver a la albirroja en el mundial, solo por 1.200.000 guaraníes. Pero esa es otra historia, la de un fracaso, cuya culpa ya la asumió enteramente el gran culpable, que ahora, sugestivamente, es vicepresidente de la CONMEBOL, y que, casualmente también, es un ex dirigente de Cerro, y que lo puso a un novato como Arce al frente de una selección que podía clasificar al mundial, y no ser objeto de un supuesto proceso de recambio. En Cerro "Chiqui" está "limpiando y depurando" el plantel de primera, supuestamente también como parte de un proceso, cuando lo que Cerro debe hacer es darle un título internacional a su pueblo, y en su defecto, por lo menos una participación decorosa.

Cerro, Don Juan José Zapag, no necesita procesos, necesita darle un título internacional a su pueblo, de manera casi urgente. No son 100 años de desilusión, suficientes? EL CERRISTA MERECE DISFRUTAR DE LA GLORIA DE SER CAMPEÓN DE LA COPA LIBERTADORES, O LA SUDAMERICANA. Y pregunto yo, un proceso puede hacerse sin talentosos, sin el jugador "diferente"? Porqué Francisco García no estaba ni siquiera en el banco? Dani Guiza forma parte del proceso? Porqué ponerlo a Jorge Ortega, un jugador proveniente de Rubio Ñu que el mismo Arce lo trajo como "delantero por fuera o por dentro", y ponerlo en una instancia como esta, frente a 22 mil personas, y hacerlo jugar casi como un carrilero? es esto un proceso? No nos engañemos. No engañen al hincha azulgrana, que en Cerro no hubo, ni hay, ni habrá proceso.  Se fijó el objetivo de "ir lo más lejos que se pueda en la sudamericana" con un equipo que no está para eso. Se traen jugadores mediocres, para insertarlos en el plantel. Se gastan recursos innecesarios, que podrían invertirse en la contratación de un cuerpo técnico capaz de desarrollar un trabajo de dos o tres años con los chicos, que son buenos y talentosos, pero que lastimosamente no desarrollan la actitud ganadora. Hay jugadores que vienen siendo "trabajados" involuntariamente, debido a la falta de profesionales serios, desde las formativas para ser máquinas de correr, solo porque "así es Cerro".

Y hay muchos otros factores que se observan desde hace rato en el mundo Cerro. Los ídolos deben retirarse como tales, para que puedan atesorar por el resto de sus vidas el cariño de la afición. En Cerro no ocurre tal cosa. Hay jugadores que ya llegan tarde a los cruces, o que ya no están lanzando centros con eficiencia. Y hay jugadores jóvenes que, habiendo tenido innumerables oportunidades de consolidarse y dejar de ser promesa, siguen sin ser lo que prometían ser.

No hay una lectura ganadora del partido desde esa porción de la cancha denominada "área técnica". Si el equipo que inició el partido no gana, Cerro ya no gana. Pero claro, en Cerro el problema no es tanto el sistema de juego (que, lo decimos de paso, si Chiqui desea imponer ese sistema de juego tiene que trabajar inferiores y hacer un proceso verdadero con los chicos de la casa, no traer jugadores que no pertenecen al mundo de Cerro), sino la falta de fuerza de grupo, de integridad, de pisar la cancha con jerarquía, de inspirar respeto al rival. Falta Mística.  Y la mística es algo que se contagia, que se transmite, y lo debe transmitir el técnico a sus jugadores. Pero un DT que no ha ganado nada como tal, no puede transmitir mística a sus dirigidos, porque la mística representa esa seguridad de ganar, ese fuerte estado emocional que va más allá de la fortaleza física, ese sentimiento de tener fija la idea de ganar todo y a todos, ese convencimiento de que se llegará a la victoria, ya sea por mérito propio, o mediante la diosa fortuna, y para transmitir todo eso, un DT lo tiene que haber vivido, y sentido.

Esta bien. Convengamos que es necesario el proceso. Es decir, claro que es necesario el proceso en Cerro Porteño, y en todos los clubes. Pero háganlo bien, en serio. Un proceso implica la fijación de objetivos a dos años, tres, cuatro, cinco años, para lograr resultados como: Se espera que en el torneo clausura de la Primera División del 2015, estos chicos sean campeones, y clasifiquen a las copas internacionales. O, se espera que estos chicos conformen el primer equipo que le de a Cerro Porteño su primera Copa Sudamericana del año 2016. O, se espera que estos chicos logren llegar a la final de la Copa Libertadores 2017. Upéa jhina la "proceso". Pero para eso no se necesita traer jugadores de otros clubes del mismo nivel o peor de los que están jugando la reserva o en las formativas.

Dr. Zapag, hagan un proceso real y serio con  los chicos de las formativas. Y que esos muchachos tengan conciencia de ello, prepárenlos para ganar la Copa Libertadores de América, mentalícenlos, edúquenlos para ser los mejores, y que sean conscientes de que Cerro es un grande, y de que la gloria del club depende de lo que ellos puedan desarrollar en ese periodo de tiempo que durará el proceso.

Y no sean más populistas y vendehumos. Expongan claramente a la afición que paga su entrada que por ahora la Sudamericana o la Libertadores no es prioridad, que están en un proceso que dará sus frutos de aquí a dos o tres años. Que la hinchada y la afición en general lo sepa bien, para que pueda esperar tranquilamente resultados de este proceso, y absorver sin problemas eliminaciones de este tipo. Dejen de mentirle al hincha cerrista, que no necesita que le digan "Vamos por la sudamericana" para ir a alentar a Cerro.

La afición cerrista merece respeto. Y hace rato que la dirigencia del club le está faltando el respeto al pueblo azulgrana. Fuerza Cerro. A Cerro lo hace grande su gente, pero parece que su dirigencia no es consciente de ello.

DETALLES DEL PARTIDO

FECHA Y HORA: Miércoles 07/08/2013 - 19:45 horas
ESTADIO:     Estadio Gral. Pablo Rojas (La Olla Monumental), Barrio Obrero, Asunción, Paraguay
ARBITROS:  Saúl Laverni (árbitro principal), Ernesto Uziga y Ezequiel Brailovzky.

CERRO PORTEÑO:
Roberto Junior Fernández
Carlos Bonet (Reemplazado por Ivan Torres)
Teodoro Paredes
Luis Cardozo
Junior Alonso
Matías Corujo
Fidencio Oviedo
Julio Dos Santos (Reemplazado por Jorge Ortega)
Oscar Romero
Angel Romero (Reemplazado por José Ortigoza)
Guillermo Beltrán

D.T.: FRANCISCO ARCE

UNIVERSIDAD CATÓLICA:
Cristoper Toselli
Cristian Alvarez
Hans Martinez
Enzo Andía
Alfonso Parot
Tomás Costa
Fernando Cordero (Reemplazado por Matías Mier)
Fernando Meneses
Milovan Mirocevic (Reemplazado por Gonzalo Sepulveda)
Ismael Sosa
Nicolás Castillo (Reemplazado por Alvaro Ramos)
D.T.: MARTÍN LAZARTE

GOLES DEL PARTIDO
57', Ismael Sosa para la Universidad Católica

AMONESTACIONES
Hans Martínez y Tomás Costa, de Universidad Católica
Teodoro Paredes, de Cerro Porteño

RESULTADO FINAL
Cerro Porteño 0 - Universidad Católica 1
DATOS DE LA RECAUDACIÓN:
Se recaudaron 930.975.000 guaraníes por 21.587 pagantes. Ingresaron al estadio un total de 24.702 personas.

JUGADOR NOTABLE DEL PARTIDO
ENZO ANDÍA

VIDEO DEL RESUMEN DEL PARTIDO

0 Responses to “ELIMINADOS NUEVAMENTE”

Publicar un comentario